Lesiones cerebrales

El daño puede ocurrir en cualquier estadio de desarrollo del bebé y el tiempo en el que se presenta, tiene una relación directa con el daño producido. La multiplicación, crecimiento y supervivencia de las células a través del cuerpo, depende de un adecuado aporte de oxígeno, nutrientes y hormonas para funciones específicas.

Durante el período prenatal la placenta es la fuente de todos los aportes de oxígeno y nutrientes. Una placenta que realiza un trabajo insuficiente, provocará un aporte pobre de sustancias al bebé y producirá una disminución del aporte de oxígeno, que se denomina genéricamente hipoxia.

La placenta actúa como una barrera de sustancias tóxicas (aunque la nicotina, alcohol y las drogas pesadas pueden pasar a través de ellas) y de infecciones (aunque algunos virus y otros organismos pueden penetrarla).

En el caso de un parto prematuro el cerebro está en riesgo. El bebé puede sufrir una hipoxia porque sus pulmones no están totalmente expandidos o el corazón no funciona como debería. Esta disminución del oxigeno puede afectar la función de las células nerviosas directamente, o causar una hemorragia local, por daño de pequeños capilares sanguíneos que irrigan al cerebro (posible causa de diplejía espástica).

Ciertos cambios de temperatura pueden interferir en la habilidad de las células para utilizar el oxígeno y los nutrientes. Una caída brusca de los glóbulos rojos puede causar daño en la zona de los ganglios básales (causa de atetosis).

Los problemas neonatales (recién nacido) siguen a los prenatales, como ser la prematurez o los peligros perinatales. Ellos pueden ser hipoxia, hipoglucemia (disminución del nivel de glucosa en sangre) u otros menos comunes como disturbios bioquímicos o convulsiones, los cuales pueden llegar a dar serias dificultades.

Los métodos modernos para tratar los problemas respiratorios, por medio de intubación  y la asistencia mecánica respiratoria, junto con el tratamiento de los problemas metabólicos a través de tratamientos más adecuados han ido incrementando las chances de supervivencia de los niños afectados por alguno de estos problemas. Pero así como aumenta la el índice de supervivencia, también aumenta el índice de discapacidad remanente.