Patologías

Parálisis Braquial Obstétrica (PBO)

Es la parálisis de miembro superior, total o parcial, debida a un traumatismo directo sobre el plexo braquial durante el mecanismo del parto. Estas lesiones se presentan más frecuentemente en partos difíciles, debido a la fuerza de tracción que se ejerce de la cabeza o el brazo al momento de nacer. La cabeza y la cara pueden ser sometidas a presión prolongada, el niño puede tener dificultad para pasar sus hombros por el canal de parto por su ancho. La hiperextensión de la cabeza puede ejercer tracción sobre las raíces y el plexo braquial, provocando la lesión.

Las PBO, dentro de las lesiones traumáticas del plexo braquial, presentan particularidades: se producen en el momento del nacimiento, tienen mayores posibilidades de recuperación y poseen mejor pronóstico que las lesiones del adulto.

Durante mucho tiempo el tratamiento de los niños con PBO se limitó a la corrección de las deformidades secundarias, sin embargo, el inicio precoz del tratamiento kinésico, el adecuado posicionamiento y la colaboración de los padres, han permitido la reeducación temprana de las lesiones en niños con PBO con muy buenos resultados.

Los efectos de las lesiones de los nervios periféricos son:

- Motores: la interrupción del nervio motor produce parálisis de la neurona motora inferior, con pérdida de los reflejos del tono y toda la actividad contráctil de los músculos inervados por él, con la consiguiente atrofia del músculo y tejidos blandos.

- Sensoriales: los efectos sensoriales consisten en pérdidas de las sensaciones cutáneas y propioceptivas. El tamaño inicial de la región anestésica disminuye en la periferia por la actividad supletoria de los nervios sensitivos adyacentes.

- Autónomos: la lesión de los nervios simpáticos produce pérdida de la sudoración y la piel, primero tiende a tornarse escamosa y después a ser fina y lustrosa. La extremidad adopta la temperatura ambiente; para mantener la circulación adecuada es fundamental proteger la mano con un guante en el bebé especialmente si hace frío.

Los niños que no reciben tratamiento a temprana edad, desarrollan deformidades en el hombro, brazo o mano y podrían necesitar tratamiento ortopédico. En todos los casos los tratamientos deben empezar tempranamente para asegurar un mejoramiento máximo.

 

Distrofia Muscular

Objetivos de la Terapia Física

  • Evitar atrofia causado por el sedentarismo.
  • Evitar posturas viciosas (anormales)
  • Evitar retracciones musculares.
  • Evitar complicaciones respiratorias.
  • Estimular la independencia de las actividades de la vida diaria dentro de sus posibilidades.

Plan terapéutico

  • Ejercicios activos libres, sin resistencia, sin fatigar.
  • Movilización de extremidades y tronco.
  • Elongación, principalmente de los siguientes grupos musculares (flexores de cadera, flexores de rodilla, y flexores plantares de tobillo).
  • Ejercicios posturales, en diferentes decúbitos.
  • Ejercicios respiratorios.
  • Poleo terapia
  • Obtener la atención del niño.
  • Si es posible que sean hechos jugando.
  • No deben doler.
  • No debe cansarse.
  • El niño pone sus propios límites en las actividades físicas. Hay que alentarlo, no forzarlo.
  • En las actividades lúdicas, junto a otros chicos, no debe imperar la competencia, sino la integración, dentro de las posibilidades propias, del grupo y del juego en sí.
  • A los efectos de lo anterior es importante que se informe a los docentes, a cargo, acerca de las posibilidades del niño, y sobre la enfermedad.

 

Lesión Medular

Las lesiones de la médula espinal son muchas y muy diversas, que dan origen a una amplia variedad de cuadros clínicos caracterizados por diferentes grados de parálisis motora y sensitiva y trastornos asociados a la lesión de la médula espinal.

Las posibles causas son:

  • Lesiones en relación al desarrollo: espina bífida, es la anomalía congénita más común.
  • Lesiones Inflamatorias:

Infecciosas:

  • Mielitis virales (mielopatía por HIV, eneterovirus, herpes virus)
  • Mielitis bacterianas (sífilis, tuberculosis)
  • Mielitis Micóticas
  • Mielitis Parasitarias (hidatidosis)
  • Abscesos epidurales
  • No infecciosas: Mielitis, transversa
  • Lesiones de origen nutricional: deficiencia de vitamina B12
  • Lesiones Tumorales: el tumor maligno más común es metástasis de una lesión primaria en mama, próstata o bronquios.
  • Lesiones Vasculares: Malformaciones arterio venosas con localización dentro de la médula, fístulas arterio venosas dúrales, cavernomas.
  • Siringomielia
  • Lesiones Traumáticas

El mecanismo más común de las fracturas-luxaciones es el de una fuerza vertical asociada a un movimiento de flexión. En los accidentes automovilísticos, sin duda una de las causas más comunes de lesión espinal traumática, es también frecuente el mecanismo de extensión súbita del cuello, que puede ser la causa del pinzamiento momentáneo y consecuente lesión de la médula, casi siempre a nivel cervical, sin evidencia radiológica de fractura o luxación.

Microscópicamente, se puede encontrar una médula edematizada, equimótica, aplanada, comprimida por hernia discal o fragmento óseo. Pero en otros casos, aparece aparentemente intacta además, se encontrará alteración de los vasos, así como de las raíces nerviosas, que pueden estar estiradas o seccionadas.

Después de la lesión viene una primera fase de shock espinal. En este momento se suprimen las funciones nerviosas.

Este shock es causado por la interrupción de las fibras ascendentes y descendentes (motoras, sensitivas y autónomas), con afectación temporal de la actividad refleja, parálisis muscular y visceral (insuficiencia respiratoria) y pérdida de la sensibilidad por debajo  del nivel lesional. Se produce por tanto:

  • Hipo actividad, flacidez y arreflexia del sistema motor voluntario.
  • Pérdida de la sensibilidad infra lesional (por debajo de la lesión)
  • La afectación del sistema autónomo da lugar a parálisis vesical, con retención urinaria, Íleo, con distensión abdominal y estreñimiento. Y complicaciones vasomotoras, con falta de respuesta venosa y arterial, causando hipotensión, hipotermia y bradicardia de origen vagal.

 

Síndrome de Down

El síndrome de Down (SD) es un trastorno genético causado por la presencia de una copia extra del cromosoma 21 (o una parte del mismo), en vez de los dos habituales (trisomía del par 21), caracterizado por la presencia de un grado variable de retraso mental y rasgos físicos peculiares.

No se conocen con exactitud las causas que provocan el exceso cromosómico, aunque se relaciona estadísticamente con una edad materna superior a los 35 años. Las personas con Síndrome de Down tienen una probabilidad algo superior de padecer algunas patologías, especialmente de corazón, sistema digestivo y sistema endocrino, debido al exceso de proteínas sintetizadas por el cromosoma de más.

Se han desarrollado diferentes pruebas diagnosticas para detectar los genes defectuosos y las anomalías fetales. Muchas enfermedades congénitas se pueden diagnosticar mediante Amniocentesis, que implica la biopsia de vellosidades corionicas. Además, se puede obtener una muestra de sangre fetal del cordón umbilical.

Existen pruebas diagnosticas menos agresivas que las anteriores. La más utilizada es la Ecografía (basada en los ultrasonidos), útil para diagnosticar malformaciones, la edad fetal, los embarazos múltiples y el sexo fetal.

Cuadro Clínico:

- Labios: a menudo tiene la boca abierta y la protusión habitual de la lengua hace que los labios estén bañados por la saliva y más tarde pueden tornarse secos y fisurados; la boca se mantiene abierta porque la nasofaringe es estrecha y la amígdalas son muy grandes.

- Lengua: tiene surcos profundos e irregulares. A partir de los dos años tiene su aspecto característico con papilas linguales muy desarrolladas. Debido a la falta de tono muscular tiene tendencia a salirse fuera de la boca.

- Dientes: La dentición de leche es algo más tardía que en el niño normal; suele ser irregular e incompleta, la forma de los dientes es a veces anómala y tiene alteraciones en el esmalte.

- Voz: La mucosa esta engrosada y fibrótica. La laringe parece estar situada más allá de lo habitual; la voz es gutural y su articulación difícil.

- Nariz: Suele ser ancha y rectangular. El dorso se presenta aplanado debido a una escasa formación de los huesos nasales.

- Ojos: Presentan un pliegue de la piel en la esquina interna de los ojos (llamado epicanto).

- Orejas: Tienen una configuración extraña, están poco desarrolladas, a veces son pequeñas y su borde superior se encuentra con frecuencia plegado, los conductos auditivos son estrechos.

- Cuello: suele ser corto y ancho.

- Estatura y desarrollo óseo: sigue un ritmo normal hasta la pubertad y posteriormente la estatura permanece detenida a unos centímetros por debajo de la normalidad. Su pecho tiene una forma peculiar: el esternón puede sobresalir o presentar una depresión; en el niño con dilatación de corazón, el pecho puede aparecer más lleno en ese lugar.

- Cráneo: Es pequeño, su parte posterior está ligeramente achatada, las zonas blandas del cráneo son más amplias y tardan más en cerrarse. En la línea media, donde confluyen los huesos hay frecuentemente una zona blanda adicional, algunos presentan áreas en la que falta el cabello.

- Extremidades: Tiene por lo general un aspecto normal, sus brazos y piernas son cortos en relación con el resto del cuerpo: su crecimiento general está atrofiado.

- Manos: En las palmas de las manos muestran un único pliegue transversal, con dedos cortos que se curvan hacia adentro.

- Pies: Las plantas de los pies presentan un pliegue desde el talón hasta los dos primeros dedos, la separación entre el primer y el segundo dedo es superior a lo normal.

- Piel: Generalmente se seca y se agrieta con facilidad.

Las posibilidades de aprendizaje de un niño con este Síndrome son amplias y sus adquisiciones de habilidades varias pueden hacer de este niño un sujeto bien integrado familiar y socialmente. El nivel intelectual varía muchísimo, hay algunos deficientes severos y aún profundos, como así también los hay con conscientes intelectuales muy próximos a la normalidad.

El lenguaje es el problema que más angustia a las familias por su complejidad y por lo tanto requiere mayor atención. El habla no es un fenómeno unitario, en él intervienen la respiración, la fonación, la articulación, el ritmo, la audición por lo tanto se debe empezar con una reeducación adecuada lo más temprana posible.

 

Parkinson

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno común del cerebro, que se produce debido un daño en el sistema extrapiramidal: el área que controla el movimiento, la postura, el equilibrio y la marcha.

Su diagnóstico se basa en la evaluación neurológica, que incluye la evaluación de los síntomas y su severidad.

Síntomas Primarios:

- Rigidez: La rigidez se describe como el aumento de tono en los músculos y se encuentra presente cuando los miembros están inmóviles y aumenta cuando los miembros se mueven. La rigidez se relaciona con la hiperactividad de ciertas células en la médula espinal que regulan el tono muscular. La rigidez se confunde a menudo con la espasticidad, otra condición caracterizada por un aumento de tono en el músculo.

- Temblor en reposo: El temblor, aparece en las manos y a veces en los pies. El temblor puede ser de mayor intensidad en un lado del cuerpo que en el otro; y puede afectar la cabeza, el cuello, la cara, y la mandíbula. Los temblores disminuyen generalmente cuando las manos se estiran hacia delante o cuando las manos están en movimiento. Sin embargo, en algunos pacientes, el temblor puede aumentar cuando las manos mantienen una posición determinada (temblor postural). En otros, el temblor aumenta cuando las manos están moviendo (temblor de la acción).

- Bradicinesia: Es uno de los síntomas más discapacitantes en la EP. Es caracterizado por la dificultad en iniciar todos los movimientos, lentitud de todos los movimientos y la detención de movimientos en curso. Puede contribuir a algunos de los otros síntomas parkinsonianos, tales como la dificultad en la marcha y en el equilibrio.

- Alteración del equilibrio: Se refiere a la inhabilidad de mantener equilibrio o de reaccionar frente a cambios bruscos en la postura. Este problema contribuye a las caídas que sufren muchos pacientes que pueden dar lugar a lesiones.

- Alteración en la marcha: La dificultad en caminar incluye problemas en comenzar a caminar; una disminución del balanceo de brazos; pasos cortos y rápidos; dificultad en los giros y cambios repentinos de dirección; y la detención repentina. La dificultad en la marcha puede verse complicada con la bradicinesia y las alteraciones en el equilibrio.

Síntomas Secundarios

- Depresión: En algunos pacientes, la depresión ocurre antes de que la EP comience, y es mucho más severa e inhabilitante que la enfermedad misma.

- Alteraciones del sueño: Estas alteraciones incluyen la incapacidad para conciliar el sueño, para mantenerlo y despertares nocturnos frecuentes (el paciente se encuentra exhausto por la mañana). Algunos pacientes experimentan una inversión en sus patrones de sueño; duermen durante el día, tomando varias siestas, y permanecen despiertos durante la noche.

- Senilidad: Consiste en la dificultad para el reconocimiento, la abstracción, el cálculo y la memoria. Pueden también estar asociadas la confusión y la desorientación.

- Ptosis palpebral: La disminución de la apertura ocular se refiere a la inhabilidad de abrir el ojo o, una vez abierto, de mantenerlo abierto. Raramente, la ptosis palpebral da lugar a la inhabilidad de abrir completamente los ojos. Estos pacientes no pueden leer, mirar la televisión o realizar otras actividades de la vida cotidiana.

- Alteración en el habla: Generalmente las alteraciones en el habla son leves y consisten cambios en el volumen, fonación, o la articulación. La voz puede sonar trémula, aguda, ronca, o estridente. Las palabras pueden tornarse poco claras e indistinguibles; el fin de la palabra puede ser omitido; las consonantes finales pueden ser confusas; las sílabas y las palabras se pueden comprimir y pronunciar de corrido; las palabras pueden pronunciarse más aceleradamente hacia el final de la oración.

- Babeo: Resulta de la inhabilidad del paciente de tragar la saliva lo que conduce a su acumulación en la garganta. Esto resulta evidente únicamente durante la noche cuando los pacientes están durmiendo y pierden la asistencia de la gravedad al tragar. En algunos pacientes, el babeo puede ser producto de la hiperproducción de saliva.

- Alteración en la deglución: La dificultad en la deglución (disfagia) ocurre estadios tardíos de la EP, y es raramente uno de los síntomas tempranos. Los pacientes experimentan esta dificultad con los sólidos y los líquidos.

- Pérdida de peso: Puede estar relacionado con las alteraciones en la deglución; la gran cantidad de energía empleada por los temblores violentos y/o los movimientos involuntarios; o el efecto de la enfermedad sobre la parte del cerebro que regula el peso y apetito (hipotálamo).

- Constipación: La EP puede conducir al estreñimiento al enlentecer la actividad normal de los intestinos. Este enlentecimiento puede empeorarse como resultado de la medicación, especialmente las drogas anticolinérgicas.

- Problemas respiratorios: Los problemas en la respiración, o la disnea después de una actividad física mínima, deben ser evaluados para eliminar enfermedades cardíacas o pulmonares. Si los resultados son negativos, la disnea puede deberse a la rigidez, o a la bradicinesia de los músculos de la pared torácica que evita que los pulmones se expandan.

- Alteraciones en la micción: La alteración en la micción es un problema que puede consistir en la urgencia, la frecuencia, la vacilación en comenzar la micción, la dificultad en terminar la micción, y vaciamiento incompleto con pérdidas. La EP da lugar a dificultad en el vaciado vesical porque los músculos de la vejiga se ponen rígidos y bradicineticos, disminuyendo así la capacidad de la vejiga de contraerse y expulsar la orina.

- Mareos: Los mareos ante los cambios de decúbito (especialmente la bipedestación repentina) son el resultado de una caída brusca en la presión arterial (hipotensión ortostática). Los mareos pueden ser también producto de otras drogas que algunos pacientes toman por diversas condiciones médicas (por ejemplo, hipertensión arterial, enfermedad cardíaca, y depresión). Los mareos pueden también ser producto de deshidratación, desnutrición, diabetes, u otras enfermedades.

- Postura cifótica: La postura inclinada y los hombros antepulsados se instala en muchos pacientes con EP. Esta postura cifótica se presenta, en parte, debido a la rigidez del cuello y de los músculos posteriores. Es aconsejable que estos pacientes realicen ejercicios diseñados para disminuir la rigidez de los músculos posteriores.

- Edema en miembros inferiores: La hinchazón de los pies (edema) ocurre hacia el final del día después de que el paciente haya estado de pie y desaparece generalmente cuando se acuesta.

- Disfunción sexual: La disminución del deseo sexual puede resultar de los efectos no específicos de esta enfermedad crónica: miedo de no poder desempeñarse satisfactoriamente, depresión y en ocasiones otros medicamentos. Algunos hombres se quejan de la inhabilidad de alcanzar o de mantener una erección (impotencia). Si esto ocurre, el paciente deberá examinarse para determinar si hay otras causas.

Otras enfermedades semejantes a la EP

  • Temblor esencial benigno: Condición común que puede aparecer en los ancianos y progresa lentamente con los años. El temblor es generalmente igual en ambas manos y aumenta cuando éstas se extienden hacia fuera delante del paciente o cuando se están moviendo. El temblor puede afectar la cabeza, pero respeta a las piernas.

Los pacientes con temblor benigno no presentan ninguna otra característica parkinsoniana y hay quienes presentan generalmente antecedentes familiares de temblor.

  • Síndrome de Shy-Drager. Enfermedad en la cual los síntomas más tempranos y severos son aquellos que reflejan la alteración del sistema nervioso autónomo: vértigos al pararse, alteraciones de la función de la vejiga, e impotencia. Estos síntomas del sistema nervioso autónomo son seguidos por síntomas de la EP, tales como rigidez, temblor, bradicinesia, inestabilidad postural, y dificultad en la marcha.
  • Hidrocefalia Normotensiva (con presión normal). Enfermedad poco frecuente que consiste en dificultad al caminar (que se asemeja a la EP), alteraciones mentales e incontinencia urinaria. La enfermedad es causada por el agrandamiento de los espacios que contiene líquido (ventrículos) en el cerebro que comprimen las partes del cerebro que regulan la marcha, el pensamiento y la micción.
  • Degeneración Nigroestriada. Desorden infrecuente en el cual los pacientes se tornan rígidos y lentos y desarrollan alteraciones en el equilibrio y marcha. Los pacientes generalmente no presentan temblor, y no pueden ser distinguidos de pacientes EP en base al examen neurológico.
  • Parálisis de Pseudobulbar. Una enfermedad común que ocurre en pacientes con enfermedad de los vasos sanguíneos del cerebro (la arteriosclerosis se desarrolla principalmente en pacientes con hipertensión o diabetes). El desarrollo de parálisis pseudobulbar se debe a numerosos y repetitivos infartos tan leves que son imperceptibles para los pacientes y dañan generalmente el área del cerebro (que regula el equilibrio y la marcha).
  • Parálisis Supranuclear Progresiva. Desorden infrecuente en el cual los pacientes desarrollan parálisis de los movimientos oculares, disartria, rigidez, y senilidad. Este desorden provoca cambios en el cerebro similares a los de la EP, pero aún más extensos. Los pacientes con esta enfermedad no responden a las drogas antiparkinsonianas.
  • Enfermedad de Wilson. Un trastorno hereditario poco común que aparece en pacientes menores de 40 años. Esta enfermedad afecta el cerebro y el hígado. La enfermedad de Wilson proviene de la carencia una proteína sérica. El diagnóstico temprano es importante en esta enfermedad pues el tratamiento previene daño adicional.
  • Enfermedad de Hallervorden Spatz. Un trastorno hereditario poco común y progresivo, que se desarrolla típicamente durante la niñez. Asociada a la acumulación del hierro excesivo en ciertas partes del cerebro. No existe tratamiento para esta enfermedad.
  • Atrofia Olivopontocerebelosa (OPCA). Un desorden infrecuente en el cual los pacientes presentan alteraciones en el equilibrio y la marcha (ataxia). Los pacientes pueden presentar un temblor de intención o de actitud, pero no presentan rigidez o bradicinesia. El desorden resulta de la degeneración de ciertas estructuras del sistema nervioso, incluyendo el cerebelo, la protuberancia y los núcleos olivares. La atrofia Olivopontocerebelosa no responden a las drogas antiparkinsonianas.
  • Enfermedad de Huntington. Una enfermedad hereditaria que generalmente aparece en adultos jóvenes (30-50 años). Es caracterizada por movimientos involuntarios (discinesias, movimientos coreicos) asociados a cambios en el comportamiento, personalidad, y humor.
  • Distonía. Enfermedad hereditaria y progresiva, en la cual los pacientes desarrollan posturas inusuales de la cabeza, cuello, tronco, brazos y las piernas.
  • Tumores cerebrales. Los tumores del cerebro ubicados cerca del cuerpo estriado o de la sustancia nigra pueden comprimir las estructuras. Esta compresión local puede dar lugar a síntomas que se asemejan a los de la EP.
  • Esclerosis múltiple. Una enfermedad que se da en adultos jóvenes y que consiste en una serie de ataques (brotes) contra la mielina (sustancia grasa) de la materia blanca del sistema nervioso central. Estos ataques pueden dar lugar a la pérdida de visión, visión doble, vértigos, alteración en la coordinación (ataxia), parálisis, y alteraciones en la función del intestino y la vejiga.
  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Afecta a más hombres que mujeres. Se caracteriza por presentar debilidad y atrofia de todos los músculos del cuerpo, incluyendo los que regulan el habla, la deglución y la respiración.

 

Trastornos del desarrollo

La tarea de evaluación, prevención y detección de trastornos del desarrollo en una población de riesgo, hace que éstos disminuyan su incidencia; se realiza desde la atención ambulatoria fomentando al máximo las potencialidades de cada niño.

Es necesario evaluar y tratar los trastornos del tono y sus consecuencias asociadas, pues la demora en adquirir las destrezas motoras gruesas necesarias para desplazarse y modificar su entorno no permitirán sentar las bases para la aparición de otras destrezas.

El tratamiento de las patologías requiere el accionar coordinado del equipo interdisciplinario asegurando la continuidad en las acciones para lograr una mejor calidad de vida.

La Estimulación Temprana es el conjunto de acciones que proporcionan al niño experiencias necesarias desde el nacimiento, en el contexto de situaciones de variada complejidad que generen en el niño un cierto grado de interés y actividad, logrando una relación dinámica con su medio ambiente y un aprendizaje efectivo, desarrollando su máximo potencial.

Espina Bífida

Durante los primeros 28 días del embarazo se forman el cerebro y la médula espinal del embrión. Por razones aún desconocidas, este desarrollo se interrumpe en algunos bebes, lo cual da lugar a la malformación que se conoce como espina bífida.

La espina bífida es una malformación congénita que consiste en un fallo en el cierre del tubo neural durante el periodo embrionario, que ocurren cuando el sistema nervioso central del embrión no se forma normalmente.

El termino espina bífida significa espina dividida, en este caso los huesos o vértebras, de la columna vertebral que rodean a la médula espinal no se cierran y la envuelven normalmente, sino que permanecen abiertos.

Normalmente se suelen distinguir dos tipos de espina bífida:

- Espina bífida oculta: Se trata de un fracaso en la fusión de uno o de varios arcos vertebrales posteriores sin alteración en las meninges, en la médula espinal ni en las raíces nerviosas. Generalmente no suele producir síntomas ni signos neurológicos, y se suele diagnosticar tardíamente.

- Espina bífida quística: Se engloban en ella todas aquellas anomalías con defectos del cierre del tubo neural. Puede haber meninges, el neuroeje o ambos, Según el contenido de esta cavidad se puede distinguir:

* Meningocele: En la cavidad Quística se encuentra líquido cefalorraquídeo y meninges. La medula espinal y las raíces nerviosas están alojadas en el canal raquídeo y las alteraciones neurológicas y la sintomatología son mínimas.

* Mielomeningocele: En la cavidad quística se encuentra médula, raíces nerviosas, meninges y liquido cefalorraquídeo. Esta malformación es la más frecuente. Generalmente se asienta a nivel lumbar o lumbosacra.

* Lipomeningocele: La única diferencia en este tipo de lesión radica en que la cavidad quística está llena de un tejido lipomatoso, el cual, a través de la abertura producida por la falta de fusión de los arcos posteriores vertebrales, penetra en el conducto medular produciendo una compresión de la médula espinal con la siguiente afectación neurológica.

Las señales nerviosas recorren la médula espinal llevando la información entre el cerebro y cada una de las partes del cuerpo. Cuando la médula espinal no está formada completamente, no es posible enviar ni recibir estas señales de las partes del cuerpo que se encuentran más abajo del lugar en donde aparece la espina bífida. Esto da como resultado que algunos sistemas del cuerpo no puedan funcionar adecuadamente.

Existen tres áreas principales donde se presentan funciones anormales: el sistema nervioso central, el sistema urológico y el sistema músculo esquelético.

Hemiplejía Niños

Cabe aclarar que la Hemiparesia/Hemiplejía forma parte de un grupo de condiciones de alteración de la coordinación de postura y movimiento (o trastorno motor de origen central o como antiguamente se llamaba parálisis cerebral).

Este conjunto de trastornos se clasifica topográficamente según la zona corporal que se encuentra afectada. La Hemiparesia/Hemiplejía forma parte de uno de los grupos con mayor pronóstico de vida totalmente integrada, ya que son niños que caminan (con sus dificultades) se comunican y se integran a la escolaridad común.

En cuanto a las alternativas terapéuticas, es necesario el diagnostico precoz y la orientación a tratamiento adecuado con profesionales de experiencia especializados en trastornos motores de origen central.

Estos niños tienen un impedimento múltiple que crece con el niño por lo que es necesario el trabajo en respetuosa interdisciplina.

 

Prematuros

Cuando definimos a los recién nacidos pretérminos o prematuros nos referimos a aquellos bebes que nacen menores de 37 semanas de edad gestacional y que se caracterizan por tener problemas respiratorios como la enfermedad de membrana hialina, hemorragias intraventriculares, patología digestiva, displasia broncopulmonar, ductus arterioso persistente entre otras.

Este bebe al nacer antes estará completando la maduración y el desarrollo de su sistema nervioso central en forma extrauterina. Al nacer en forma prematura cambian totalmente las características de su micro y macro ambiente.

Es importante el conocimiento del SNC en desarrollo para la buena evaluación motora que comienza en la Unidades de Cuidados Intensivos (UCIN) con las medidas necesarias para contrarrestar todas las agresiones.

Desde SER se realiza el tratamiento y seguimiento multidisciplinario con un amplio conocimiento del neurodesarrollo, siendo este el manejo aplicado a los desórdenes del movimiento y la postura.

A través de una evaluación integral del desarrollo neurosensorial, y modificando el control postural de patrones de movimiento más cercanos a lo normal, se traslada a las actividades de la vida diaria con el entrenamiento a los padres y su aplicación funcional.

Alteraciones en el lenguaje

El desarrollo del niño puede comprenderse como una sucesión de etapas desde la infancia hasta la madurez, que se caracteriza por la adquisición de habilidades y conocimientos en cada área evolutiva (psicomotora, intelectual, social, y emocional).

Dependiendo del tipo de alteración es posible que muchos niños no tengan la posibilidad de mirar, manipular, o jugar con determinados objetos. Es posible que no puedan iniciar una secuencia comunicativa, tomando la iniciativa, realizar demandas, protestar, o mantener el referente de una conversación.

En cuanto a las alteraciones del lenguaje pueden afectar de forma desigual los distintos componentes: fonético, morfología, sintaxis, semántica y pragmática.

Los aspectos fonéticos, será posible que estén alterados debido a la falta de coordinación de las estructuras orofaciales. Se pueden presentar dificultades importantes pero en la mayoría de los casos el problema no será lingüístico, sino motor, debido a la falta de fuerza, precisión y coordinación; a esto se suma la dificultad respiratoria, ocasionando falta de coordinación fonorespiratoria, impactando directamente en la claridad de la emisión.

A nivel morfosintáctico puede ser que los niños tiendan a usar enunciados más cortos, con una menor variedad gramatical y menos vocabulario, lo  que puede llevar a un retraso del lenguaje.

Por último en relación a los aspectos pragmáticos, es posible que utilicen menos lenguaje para comunicarse, menos veces y para un menor número de contenidos lingüísticos, por la gran dificultad que tiene en el momento de la emisión.

En lo que respecta a la zona oral podemos decir que debido a la falta de organización postural vamos a encontrar afectados, la respiración y la alimentación y como consecuencia de estas, vamos a ver alteraciones en la voz y en la articulación.

Con el tratamiento se busca lograr una alineación postural adecuada para que las estructuras orofaciales adopten la posición correcta y logren desempeñar su función de manera adecuada.

 

Parálisis Cerebral

El control de la cabeza y la habilidad de usar los brazos extendidos como apoyo son parte fundamental de los movimientos normales que desarrollamos desde pequeños para contrarrestar la fuerza de gravedad y mantener el equilibrio.

En el caso de la parálisis cerebral el control de la cabeza es insuficiente o falta del todo, se muestra una incapacidad para utilizar los brazos y manos como apoyo y se carece de equilibrio y control de posturas.

La meta del tratamiento es mejorar la actividad funcional y debe hacerse cualquier esfuerzo para animar al niño a intentar hacer cosas por sí mismo. Se le enseña la tarea y luego se lo ayuda a desarrollarlo.

 

Hemiplejía

Es la parálisis, de un lado del cuerpo, que aparece como resultado de la lesión de las vías de conducción de impulsos nerviosos del cerebro. Según la parte del cerebro que resulte afectada, la lesión que provoca la hemiplejia puede anular el movimiento y la sensibilidad en parte del rostro, del brazo, de la pierna o de ambos miembros.

Con frecuencia, además de la parálisis quedan disminuidas funciones como la visión, la audición, el habla y la capacidad de razonamiento. Cuando la lesión produce una disminución de la capacidad de movimiento sin llegar a la parálisis, es denominada hemiparesia.

Afecta a personas de cualquier edad, en mayor medida más a hombres que mujeres. En los adultos puede producirse por: Hemorragia cerebral o ACV, Trombosis arterial, Embolismo arterial, Traumatismo, Postoperatorios, Tumores cerebrales, Infecciones, Intoxicaciones.

En el caso de los bebés no puede determinarse con exactitud la causa de la lesión cerebral, ya que puede deberse a un desarrollo incorrecto o a una lesión del cerebro producida antes, durante o después del nacimiento. En los niños mayores la lesión puede ser causada por una meningitis, convulsiones graves que dificultan la respiración o por un traumatismo craneal grave debido a un accidente.

Esta patología posee diferentes estadios:

- Hemiplejía flácida: En este estadio se observa una parálisis facial inferior; la afectación del facial superior siempre es de menor entidad, aunque el paciente pueda cerrar los ojos, lo hace con menor fuerza en el lado paralizado y no puede cerrar el ojo que está afectado (signo de Rvilliod). La parálisis lingual es muy discreta si es que existe. Los reflejos de automatismo medular van disminuyendo de intensidad a medida que el enfermo avanza en este estadio.

- Hemiplejía espástica: La zona lesionada del cerebro es incapaz de controlar ciertos músculos que aunque no estén dañados se tornan rígidos y pueden llegar a atrofiarse por falta de uso. De esta forma se adquiere un estado de tensión muscular característica denominada espasticidad.

- Sincinesias: En estos pacientes debido a que la función inhibidora de la vía piramidal sobre los centros motores subcorticales y medulares está anulada, se producen las sincinesias que se definen como movimientos involuntarios, que se producen cuando se realizan otros movimientos voluntarios y que acompañan a estos. Las sincinesias son siempre las mismas ante el mismo movimiento voluntario.

- Afasias: Es una perturbación del lenguaje, caracterizada por la pérdida de la memoria de los signos por medio de los cuales el hombre civilizado intercambia ideas con sus semejantes. Por lo tanto puede decirse que el paciente afásico es aquel individuo que en un momento determinado es incapaz de expresarse por medio de la palabra o de la escritura o de comprender palabras o escritos sin que tuviera anteriormente dificultad alguna para la expresión o comprensión.

- Apraxias: Íntimamente relacionadas con las afasias se encuentran las apraxias. Estas se definen como la incapacidad para realizar actos motores complejos que requieren aprendizaje previo, sin que existan trastornos de la movilidad propiamente dicha o de la coordinación.

- Alteraciones sensitivas: Este tipo de alteraciones son muy variables en el enfermo hemipléjico hasta el punto de que en algunos casos no hay alteraciones sensitivas asociadas.

- Hemianopsia: Es la pérdida de visión de una mitad del campo visual.

- Trastornos de la imagen corporal: En ocasiones el paciente hemipléjico “olvida” su mitad del cuerpo afectada; suele darse en lesiones del hemisferio derecho.

- Dolor talámico: El Tálamo actúa como centro de recepción y comunicación de los impulsos aferentes que le llegan por las vías sensitivas. Al tálamo puede atribuirse la percepción de sensaciones vagas tales como placer, molestia o dolor.